El embrague de un coche puede tener más o menos recorrido por varias razones. Conviene conocerlas y, lo que es más, buscar solución cuando se presente esta situación.

¿Qué pasa cuando el embrague tiene recorrido? Posibles soluciones

Lo primero que hay que plantear es que un embrague puede tener un recorrido mayor o menor según el modelo. Esta es una cuestión fundamental y, por lo tanto, convendrá realizar comprobaciones previas.

Ahora bien, si los embragues tienen un recorrido anormalmente corto, probablemente habrá un problema. Y esto se suele deber, bien a un desgaste (lo más habitual), bien a algún elemento del kit mal calibrado o a una conducción que ha favorecido esta situación. Los motivos que causen esta situación pueden ser, pues, variados y deberse a distintos factores.

Eso sí, por lo general no es bueno un recorrido excesivamente corto porque genera problemas. No en vano, esa situación dificulta la conducción y, a la larga, puede ser peligrosa. No hay que olvidar que este dispositivo es decisivo para el cambio de marchas y, por lo tanto, conviene evitar una ruptura antes de tiempo.

Llegados a este punto, ¿cuáles son las posibles soluciones que se presentan? Vamos a analizar las alternativas más habituales según el caso para que no se reproduzca la situación.

1. Cambio del kit de embrague

Esta es, probablemente, la solución más recurrente, además de ser la más costosa. En este caso, lo que está indicando el mecanismo es que el disco se está gastando. Y la situación irá a más, de manera que convendrá ponerle situación cuanto antes. En algunos casos, es inevitable el cambio porque, al final, el mecanismo tiene un periodo de vida útil orientativo, por muy eficiente que sea la conducción.

No en vano, si el recorrido es excesivamente corto puede ser incluso peligroso. Como principio general, y para evitar disgustos, habrá que comprobar previamente cuál es el periodo de vida útil del dispositivo.

2. Cambio de líquido de embrague

Hay que recordar que la inmensa mayoría de los embragues actuales funcionan con sistema hidráulico. Y si hay algún tipo de problema en el líquido, es posible que el recorrido sea mucho más corto. Por lo tanto, no estará más echar un vistazo porque, si es así, será suficiente con recargar el líquido al nivel que corresponde.

La falta de líquido, además de por un uso prolongado, puede deberse a algún tipo de fuga. Si es así, convendrá que se haga el cambio cuanto antes para evitar otros problemas.

3. Ajuste de componentes del kit

Este no es un caso común, pero se puede dar si se ha tenido que mover alguna pieza del kit o cambiar. En este caso, un ajuste defectuoso puede hacer que el recorrido sea más corto. Y ni que decir tiene que convendrá actuar cuanto antes para evitar problemas más graves a la larga. Y,  por suerte, existen una serie de aspectos que se pueden tener en cuenta para realizar los debidos ajustes.

Un indicio que puede indicar este tipo de problema es que, junto con el recorrido corto, se escuchen ruidos inusuales. Si a esto se le añade un uso escaso y poco kilometraje, es posible que este sea el problema.

Conclusión

El cambio de un kit de embrague es una de las operaciones de reparación más costosas que existen. Por lo tanto, hacerlo uno es una opción muy interesante para ahorrar un buen dinero, sobre todo si se cuenta con un proveedor de componentes de calidad. Afortunadamente, hoy existe esta posibilidad.

Recambios Punto Red dispone de un amplio catálogo de referencias de primeras marcas al mejor precio, con garantía de 2 años y con envío en 48 horas. ¡Pregúntenosy le informaremos sin compromiso!