Embrague duro ¿Por qué se pone duro el pedal de embrague?

 

El embrague duro es uno de los principales indicios de que algo no funciona bien en el dispositivo. ¿Quieres saber cuáles son las principales causas de este problema? No te preocupes, sigue leyendo porque aquí encontrarás claves.

Embrague duro, los principales motivos que originan esta situación

Lo normal es que pisar el pedal de embrague sea sencillo para poder realizar el cambio de marchas. Como principio general, no deberías tener que hacer demasiada presión para activar el dispositivo. Si esto sucede, es que indudablemente hay un problema que se debería solventar.

Hemos de pensar que el mecanismo del embrague es complejo y, por lo tanto, si una pieza falla, fallará todo. Por otra parte, el potencial peligro de un embrague funcionando mal es alto, de ahí que convenga evitar situaciones embarazosas. Esta es la manera de conseguir que este dispositivo dure más tiempo y en mejores condiciones.

Ahora bien, una vez que sabemos que hay un problema, es igualmente importante identificar la causa. En ocasiones, no nos quedará más remedio que desmontar el dispositivo para revisarlo. Los motivos más habituales son los siguientes:

1. Desgaste del disco

El desgaste del disco es una razón recurrente por la que puede ser necesario presionar más. Esto es lógico porque, cuanto mayor sea el desgaste, menor será la eficiencia del dispositivo. Tenemos que pensar, además, que si no solucionamos esta situación en su momento, la tendencia será a peor. Esta es una de las razones más importantes y uno de los potenciales peligros.

2. Problemas en el selector

El selector es otra de las piezas fundamentales del mecanismo del embrague. Ahora bien, conviene señalar que el grado del problema puede ser variable. En el mejor de los casos, tan solo necesitarás lubricarlo o limpiarlo debidamente para que el problema desaparezca. Si el mecanismo se ha llegado a deteriorar, lo más probable es que lo tengas que cambiar.

3. Regulación deficiente

La regulación del embrague es fundamental y, para ello, no habría que olvidar que el espacio entre el pedal y la horquilla ha de ser el justo. Ahora bien, convendría señalar que si la regulación no ha sido la correcta, habrá problemas. Es posible que nos encontremos, por ejemplo, con un desgaste prematuro del kit de embrague. Por lo tanto, este es uno de los pasos que deberíamos comprobar para que no haya problemas.

4. Problemas en el sistema de funcionamiento

Los embragues pueden ser mecánicos o hidráulicos. En ocasiones, ha habido algún tipo de problema en el accionamiento que puede generar disfunciones. Por ejemplo, que el cable se haya roto en un embrague mecánico o que haya un nivel bajo de líquido en el embrague hidráulico. Sea como fuere, si se da alguna de estas situaciones convendrá que tomemos cartas en el asunto. Cuanto antes se tome una decisión, menor será la probabilidad de que se deteriore todo el mecanismo.

Conclusión

Un embrague duro es un síntoma de problemas, que pueden ser más o menos graves. Si tienes conocimientos de mecánica, puedes optar por realizar tú mismo una revisión. Esto te permitirá comprobar cuál es el problema y ahorrar un dinero.

Si tienes que buscar un componente o cambiar el kit de embrague, puedes conseguirlo por el mejor precio en Recambios Punto Red. Disponemos de una amplia gama de componentes de todas las marcas del mercado. Por otra parte, proporcionamos una garantía de dos años para que no te tengas que preocupar. El envío se realizará a cualquier punto de la Península Ibérica en un máximo de 48 horas.

¿Quieres encargarte tú mismo de la reparación de tu vehículo y ahorrar un dinero? Consulta todas las posibilidades que ofrecemos en catálogo.