Hábitos para cuidar el turbo del coche

Hoy día, en muchos casos, los vehículos nuevos incluyen en sus motores, mecánicas con turbo alimentación. Las ventajas que ofrece un motor de estas características son muchas y con un uso lógico las sensaciones son inmejorables. No obstante, es cierto que es necesario cuidar el turbo del coche, ya que es algo que puede dar lugar a averías más costosas de lo normal.

Un empleo del turbo que no sea adecuado puede ocasionar que la vida del vehículo sea menor de lo debido, con el consiguiente gasto. En esencia, el turbo nos permite que coches con cilindradas menores, tengan rendimientos de potencia elevados. Esto, evidentemente bajo unas condiciones determinadas y son utilizados para adelantamientos o situaciones donde la conducción lo requiera. Así pues, no es inteligente usar el turbo a cada momento. Por ello, vamos a ver unos consejos esenciales para cuidar el turbo de nuestro coche.

Cómo cuidar el turbo de nuestro vehículo

Mantén el coche en ralentí al arrancar

Los turbos son piezas que necesitan aumentar su temperatura y tener cierta lubricación en sus componentes. Sobre todo si el coche está frío es algo fundamental. Si esto no lo tenemos en cuenta y según arrancamos salimos, el sistema podrá sufrir rozamientos al no estar ni lubricado, ni caliente. Así pues, estos rozamientos con el tiempo harán que la pieza rompa con el consiguiente gasto.

Mejor arrancar sin pisar el pedal del acelerador

De manera general y para la inmensa mayoría de motores de inyección, esto es una buena práctica. Además, si tu coche es diesel es casi obligatorio, ya que de lo contrario estamos sometiendo el motor a mayores esfuerzos de la cuenta. Con lo que para arrancar lo mejor es con el embrague pisado, dejar unos instantes el motor encendido sin acelerar.

Cuidado al iniciar la marcha con el motor frío.

Esto va en relación con el primer punto, puesto que si arrancamos y subimos de revoluciones, las presiones serán enormes. Los daños en zonas del propulsor que no se hayan lubricado sufrirán mucho, como el turbocompresor. De esta manera, al comenzar la marcha para cuidar el turbo, lo mejor es que no pasemos de 2000 vueltas. Si hablamos de tiempo, para que la temperatura alcance una zona adecuada, lo suyo es que esperemos unos 15 minutos desde que empezamos a circular.

Cuidados y materiales utilizados de máxima calidad

Jamás debemos escatimar en gastos a la hora de elegir un aceite de calidad para el coche. La mecánica de nuestro coche depende en gran medida de esto y si vamos a usar aceites malos, nos exponemos a averías. Por norma general, debemos comprar aceites sintéticos que además son más duraderos y cuyas características son más adecuadas. Además de los aceites, no olvidemos los filtros que van a impedir que la suciedad y residuos entren en el motor.

Cambios de aceite

De manera obvia y lógica, para cuidar el turbo y en general la mecánica, es buena práctica comprobar los niveles de aceite. Según sea la mecánica, nuestro coche puede consumir más o menos y viajar por debajo de su nivel nos expone mucho. Otra buena práctica es llevar en el maletero una lata con el mismo aceite que llevamos por si hay que rellenar.

Revisiones del motor turbo al día

Lo más normal es hacer mantenimientos completos cada 15.000 km. o bien cada año como mucho. En el caso de motores con turbo, dado lo especial de la mecánica, no pasaría nada si lo hacemos cada 10 o 12.000 km. Evidentemente, no será algo más caro, pero a la larga vamos a evitar sustos grandes y averías considerables. Nada como ser precavido para cuidar el turbo como debemos.

Antes de apagar el motor dejar reposar

De igual manera que al arrancar hay que esperar, lo ideal es antes de parar el motor, dejar unos instantes antes de cortar el contacto. Con un minuto de tiempo bastará para evitar que el aceite del interior quede retenido y queden afectadas las piezas por exceso de calor.

En conclusión, cuidar el turbo de tu coche te va a permitir alargar la vida útil del motor y evitarás costosas averías. En cualquier caso, si alguna vez necesitas contar con una empresa de recambios de calidad, confía en RECAMBIOS PUNTO RED.

Somos expertos y con una amplia experiencia en la venta de recambios para tu coche. Disponemos de un gran catálogo con las mejores marcas del mercado y te ofrecemos asesoramiento personalizado. Contacta con nosotros y te ayudaremos a adquirir la pieza exacta que necesitas.