Estos son los problemas cuando fallan los inyectores

Los inyectores son accesorios imprescindibles para el funcionamiento del motor y, si fallan, hay consecuencias. Esta entrada enumera las principales consecuencias de que haya problemas inyectores.

Problemas inyectores, las principales consecuencias negativas para el coche

Lo primero que hay que señalar es que los inyectores son distintos en función del tipo de motor y combustible utilizado. Por ejemplo, este problema es más recurrente en inyectores diésel que en los de gasolina.

Hay unas buenas prácticas que pueden alargar la vida útil de los inyectores, como no conducir nunca en reserva, limpiarlos periódicamente y utilizar un filtro específico. Esto minimizará las posibilidades de avería o la retrasará.

Ahora bien, sí existen una serie de problemas comunes que se suelen dar y la buena noticia es que es relativamente fácil darte cuenta de que algo no va bien. Estos son los síntomas que hay que vigilar:

1. Tirones

Los inyectores, cuando están obstruidos o desgastados por el uso, provocan que el motor no funcione con la misma fluidez. Por lo tanto, es posible que el coche dé tirones aunque funcione y eso es algo evidente. Como principio general, y si se nota este comportamiento, habría que revisar el motor. Es posible que, en este punto, ya haya problemas en los inyectores.

2. El coche puede pararse

La posibilidad de que el coche pueda llegar a pararse se da cuando el nivel de desgaste de los inyectores es tal que ya no son operativos. Eso sí, convendría señalar que lo normal es que antes ya se haya notado algún comportamiento extraño. Aunque es cierto que la casuística es muy variada, no estará de más comprobar si el problema está en los inyectores.

3. Olor a gasolina

El olor a gasolina no quemada es otro de los problemas asociados a que los inyectores no funcionen bien. Cuando esto sucede, el mecanismo de inyección no permite realizar la combustión adecuadamente, y eso es algo que se nota fácilmente.

4. Escapes de combustible

Los escapes de combustible son otro de los problemas derivados de un funcionamiento malo de los inyectores. Al final, son piezas del engranaje del motor y si están desgastadas o mal fijadas, es posible que haya más escapes de combustible. Este es uno de los factores más fáciles de ver porque se dejaría un rastro.

5. Ruidos en el motor

Los ruidos en el motor son otro de los síntomas de que el mecanismo de inyección puede no estar funcionando. No en vano, has de tener presente que el funcionamiento defectuoso del motor generará ruidos. En consecuencia, este es otro síntoma a tener en cuenta.

6. Aumento del consumo

El aumento del consumo es, probablemente, una de las cuestiones más difíciles de determinar a simple vista. No obstante, esto no implica que no se dé. Si se hace el mismo kilometraje de media y ves que hay un aumento de consumo inusual, puede ser por esto. Ahora bien, este factor se tendría que estudiar en conjunto con otras cuestiones, pero, a medio plazo, dará qué pensar.

7. Mayor generación de humos

El funcionamiento defectuoso de los inyectores lleva a que el proceso de combustión sea más difícil. Y, por lo tanto, se tendrán que generar más humos, carbonilla y toxicidad para que el motor funciona. Esta es otra de las cuestiones que puedes notar a simple vista si prestas atención. Eso sí, hay que señalar que este tipo de avería está asociada a que algún elemento se ha quedado abierto.

Conclusión

Los problemas inyectores generan situaciones complicadas. Cuando sucede ese problema, es conveniente saber dónde encontrar recambios de calidad. En Recambios Punto Red se proporcionan todo tipo de recambios de primeras marcas al mejor precio. Además, se envía cualquier componente en la Península en un máximo de 24-48 horas. ¡Contáctenos si busca un recambio al mejor precio!