El kit de distribución de un coche es un sistema fundamental para que el motor funcione con normalidad. Esta entrada explica en qué consiste y los distintos elementos que lo componen.

Qué es el kit de distribución de un coche

El kit de distribución de un coche es el sistema que transmite los movimientos de entrada y salida de gases en los motores de explosión. Esto hace que se ordene el movimiento de los pistones y las válvulas, favoreciendo la actividad. En definitiva, es un sistema imprescindible para que el motor pueda funcionar de forma normal y, cuando se avería, las posibilidades de deterioro del motor son muy elevadas.

Conviene señalar que la distribución suele tener una obsolescencia planificada que indica cada fabricante. Por lo general, una correa de distribución dura entre 180.000 y 240.000 kilómetros o 5 años, mientras que las cadenas duran mucho más. Lo que sucede es que el tipo de conducción que se lleve a cabo, la climatología o averías colaterales pueden influir en su deterioro. Por lo tanto, en cuanto se perciba el más mínimo problema en la distribución hay que parar. Hay que señalar que aplazar una reparación del kit de distribución de un coche puede llegar a afectar al motor.

Las calidades de los componentes pueden variar, de manera que la durabilidad o exposición no será siempre la misma. Sea como fuere, sí es altamente importante que sepas cuáles son los principales componentes, su función y fabricación.

El kit de distribución de un coche está conformado por tres elementos principales e imprescindibles. Además, puede haber un cuarto elemento. Son los siguientes:

Cadena o correa de distribución

La cadena o correa de distribución es el mecanismo que distribuye las entradas y salidas de gases de un motor. Y esto lo hace sincronizando el movimiento de los pistones y las válvulas. Como condición genérica, ha de ser lo suficientemente robusta como para aguantar una cierta tensión. Utilizamos correas cuando queremos reducir el ruido, aunque la durabilidad será menor; por lo general, se fabrican con caucho. En cambio, se utilizarán cadenas si se quiere garantizar durabilidad, aun a costa de hacer más ruido.

Poleas guía

Las poleas guía, como su propio nombre indica, tienen la función de guiar el recorrido de la correa o cadena. Esto asegura que no haya desvíos en la trayectoria y minimiza las posibilidades de problemas. En consecuencia, se trata de un componente auxiliar, pero igualmente importante.

Tensores

Los tensores cumplen la función de polea, pero, en este caso, ajustan la correa o cadena. Uno de los principales problemas del kit de distribución es que se desajuste, porque entonces la fuerza no se transmitiría correctamente. Por lo tanto, este elemento lo que hace es evitar la posibilidad de que se pierda tensión.

Bomba de agua y anticongelante

La bomba de agua no siempre está relacionada con el kit de distribución. Por lo general, esta circunstancia dependerá de si hay interacción o no con la correa en el sistema de refrigeración. En caso de que la haya, conviene que la bomba esté en buen estado y que cuente con líquido anticongelante. De lo contrario, pueden darse filtraciones de líquido que repercutirían negativamente en la cadena o correa.

Conclusión

Los cambios en el kit de distribución de un coche son altamente costosos, de ahí que, si se tiene idea de mecánica, sea bueno que uno mismo haga la reparación. Ahora bien, ¿dónde encontrar componentes de calidad? En Recambios Punto Red contamos con todo tipo de componentes de primeras marcas al mejor precio para realizar reparaciones. Además, contamos con garantía de 2 años y envío rápido en 48 horasa cualquier punto de la Península. ¡No deje de contactarnos para pedir su pieza!