¿Qué ruidos podemos percibir en el sistema de embrague?

Los ruidos del embrague son uno de los síntomas más evidentes de que hay algún problema en el coche. Esta entrada indica cuáles son los principales ruidos y los problemas a los que pueden estar asociados.

Los 5 principales ruidos del embrague que existen

El embrague es un componente clave para los vehículos y sin él no se puede circular. Esto es así siempre que no se trate de un sistema con cambio de marchas automático. Por lo tanto, y por una cuestión práctica, convendrá tener en cuenta que este dispositivo también se desgasta. La vida útil de un embrague, según el fabricante, es de 100.000 kilómetros.

Un embrague que esté en buen estado no debería emitir ningún sonido. Es importante señalar que los siguientes ruidos están asociados al embrague, pero, en ocasiones, pueden responder a problemas más genéricos. Sea como fuere, sí conviene conocerlos para poder inferir posibles averías. Y, por supuesto, si nota que esta situación no es aislada, pare para comprobar qué sucede. Los ruidos del embrague más comunes son estos:

1. Chirrido

El chirrido es, sin duda, uno de los ruidos más comunes y se distinguirá cuando se escucha en el momento de pisar el embargue. Ahora bien, según el tipo de chirrido, puede tener dos significados distintos: el chirrido de tipo grillo está asociado a problemas en el rodamiento de empuje, mientras que un crujido se relaciona con un desgaste de la rótula de la horquilla. Llegados a este punto, será bueno comprobar cuál es exactamente el problema.

2. Ruido en punto muerto

El ruido en punto muerto tiene relación con un cierto deterioro de la horquilla de embrague. Aunque a corto plazo no tiene por qué suponer problema para conducir, convendrá buscar solución. Es relevante señalar que el deterioro es progresivo, de manera que habría un margen de tiempo para realizar reparaciones. Ahora bien, si esta cuestión se deja pasar, el problema puede ser mayor.

3. Ruido en el desembrague

El ruido a desembragar está, por lo general, asociado a una mala conducción. Los cambios de marchas no se deberían realizar a altas revoluciones porque se desgasta el amortiguador del disco. Este es el caso de que se perciban ruidos al desembragar. Cuanto mayor sea el ruido, mayor será el desgaste del amortiguador. En consecuencia, habrá que atender esta cuestión.

4. Rozamiento cuando se aprieta el pedal de embrague

El rozamiento cuando se aprieta el pedal del embrague es uno de los problemas más recurrentes. En este caso, se da cuando hay un mal funcionamiento del mando de la transmisión o un ajuste defectuoso. Muchas veces este es un problema que, con una simple revisión, se puede arreglar, y sin gastar dinero. Es bueno, pues, echar un vistazo en su momento para evitar un deterioro mayor.

5. Incapacidad de desembragar después de embragar

Este es un punto en el que lo mejor es parar donde sea posible porque es peligroso. Lo más probable es que haya una rotura del amortiguador del disco, lo que se da en llamar rotura de embrague. Es conveniente parar en el primer lugar hasta que el coche se detenga. Y, por supuesto, en este caso sí que hay que hacer cambios.

Conclusión

Los ruidos del embrague pueden deberse a varios motivos, pero, si hay que repararlo, el kit tiene un coste. Es una buena opción encontrar una empresa especializada que provea los recambios porque, si uno realiza el cambio, puede ahorrar varios cientos de euros. Afortunadamente, existe una alternativa interesante.

En Recambios Punto Red somos referencia en la venta de componentes de automoción de primeras marcas con los mejores precios. Proporcionamos una garantía de 2 años y garantizamos el envío en 48 horas en cualquier punto de la Península. ¡Contáctenos si desea más información!