¿Cada cuánto tiempo se deben cambiar los discos de freno?

discos de freno

Cambiar los discos de freno se convierte en una necesidad pero muchas veces no sabemos cuál es la frecuencia ideal. Comprobamos cuáles son las pautas que hemos de seguir.

El consejo que se da es que se cambie el disco de freno cada dos cambios de pastillas. Lo ideal es hacerlo de par en par. Esto supone, en la práctica, realizar un cambio cada 100.000 o 120.000 kilómetros. Otro aspecto que hemos de destacar es que, según el fabricante, se puede recomendar un kilometraje u otro. Ahora bien, y como siempre, el estilo de conducción influirá, y mucho. De hecho, es posible acortar esta cifra en determinadas circunstancias.

Si hemos conducido dando frenazos con frecuencia o con técnicas de ir al límite en curvas, el desgaste de los discos va a ser mayor. Eso sí, cuando notemos que hay el más mínimo síntoma de desgaste, habría que hacer el cambio. La consecuencia de que un disco se rompa es quedarse sin frenos y cambiar todo el sistema.  Por lo tanto, cuanto antes cambiemos los discos, mejor que mejor para ahorrarnos problemas.  El coste de oportunidad es lo suficientemente elevado como para que nos lo planteemos.

En consecuencia, no podemos hablar tanto de tiempo de desgaste como de kilometraje. Este es el elemento más neutral que nos permite hacer cálculos de lo que podemos esperar. Como principio general, un conductor podrá cambiar de discos con la frecuencia que hemos indicado. No en vano, muchas veces nos encontramos con otras situaciones.

¿Cómo saber si tenemos que cambiar discos de freno?

Hay algunas formas de saber si tenemos que cambiar el disco de freno. Somos conscientes de que muchas veces faltan datos y eso puede distorsionar lo que pretende ser una visión racional.

Lo primero que podemos hacer es comprobar si hay algún signo de desgaste ocular. Esto se puede comprobar a simple vista o desmontando la rueda. Si hay un desgaste excesivo, es el momento de hacer el cambio. Ahora bien, es posible que con esto no sea suficiente para hacer un diagnóstico. Esta operación puede ser una opción de revisión rutinaria, pero no nos deberíamos quedar ahí si tenemos sospechas.

Otra de las maneras de comprobar si es el momento de cambiar un disco es la conducción. Si el freno tiene un recorrido excesivo, chirría o va excesivamente duro, son indicios de que no habría que posponer la modificación. Eso sí, no estará de más comprobar que los sistemas de lubricación funcionan correctamente. Para ello, lo mejor es conducir en una zona sin riesgos durante un rato para hacer pruebas.
Somos conscientes de que no hemos de gastar dinero sin necesidad. Pero sí podemos decir que, como principio general, será mejor cambiar los discos 5.000 kilómetros antes que dejarlo pasar.

Cambiar los discos de freno

Uno de los problemas para cambiar los discos de freno es el precio. Lo cierto es que algunas sumas que se plantean son de todo punto abusivas. Una opción puede ser que los cambiemos nosotros mismos si tenemos la suficiente pericia. El resultado es que ahorraremos una cantidad importante, lo que redundará en el mantenimiento del coche. Hoy la reparación o cambio por parte de los usuarios es una forma interesante de ahorrar un dinero. Si tenemos un proveedor de confianza, todo será más fácil.

En Recambios Punto Red ofrecemos una amplia gama de posibilidades para que elijas la que te interese. Contamos con una amplia gama de componentes de primeras marcas y de todos los fabricantes. Ofrecemos una garantía de 2 años y envío en 48 horas. Si quieres cambiar algún componente de tu coche, no dudes en contactarnos.

CONTÁCTANOS

¿Necesitas asesoría?

Serás atendido por un especialista en recambios

Contactar

Artículos recientes

Hábitos para cuidar el turbo del coche

lunes, 20 junio , 2022 |Sin categoría|

Hábitos para cuidar el turbo del coche Hoy día, en muchos casos, los vehículos nuevos incluyen en sus motores, mecánicas con turbo alimentación. Las ventajas que ofrece un motor de estas características son muchas y [...]

Síguenos en: