La pregunta por qué huele a quemado mi coche es una de las más recurrentes entre los conductores. Esta entrada explica los posibles motivos y da alternativa para solucionar los problemas que se generen.

Los motivos por los que huele a quemado mi coche

Las razones por las que puede oler a quemado el coche son varias y conviene conocerlas. Por ese motivo, lo primero que hay que hacer es identificar el origen para, a partir de ahí, tomar decisiones. Es muy importante realizar bien esta identificación porque, de lo contrario, los costes se pueden multiplicar. Lo que sí es importante señalar es que existen alternativas de reparación económicas, de manera que conviene disponer de la información completa. Los casos más recurrentes de olor a quemado son los siguientes:

1. Embrague quemado

El embrague, como es sabido, se tiene que renovar con una cierta frecuencia determinada por el fabricante. El olor a quemado puede estar relacionado con el plato del embrague, que esté ya quemado o desgastado, tanto por el fin de su vida útil como por algún defecto. Esto puede ser así por el uso, porque está manchado, por una conducción inadecuada o por algún defecto de fábrica. En este caso, lo que hay que hacer es cambiarlo cuanto antes para evitar problemas mayores.

2. Freno de mano puesto

El freno de mano puesto es uno de los despistes más habituales, pero también perjudiciales. La razón es que el coche funciona con un tope limitado que se quema por la fricción. Lo normal es que esto se identifique en pocos segundos, pero conviene tenerlo presente. Es posible que, si se fuerza mucho, al final se tenga que cambiar con el consecuente perjuicio. Por lo tanto, es bueno que, cuando se empiece a conducir, se compruebe que el freno de mano está bajado.

3. Pastilla de freno gastada

La pastilla de freno gastada es otro de los problemas recurrentes que pueden hacer que el coche huela a quemado. Esto puede suceder, o bien porque la pastilla es defectuosa, o bien porque ya ha agotado su ciclo de vida útil. En cualquier caso, y si se identifica que el origen es eso, convendrá cambiarla. Las pastillas de freno tienen que ser de calidad si lo que se pretende es que estas duren más. Por esa razón, no está de más realizar un gasto en pastillas de calidad para evitar problemas a la larga.

4. Materiales interiores expuestos a altas temperaturas

Los materiales interiores, tanto los plásticos como pegatinas, espumas o alfombrillas, pueden reaccionar si están sujetos a altas temperaturas. Es conveniente que esta comprobación se realice porque, en verano, es más habitual de lo que parece. En consecuencia, quizás no hay un problema importante y conviene saberlo. Por regla general, esta circunstancia va a depender de la calidad de los componentes del vehículo y del calor que haga. Y, evidentemente, este problema no tiene solución, a no ser que se cambien esos componentes, porque en ocasiones el envejecimiento favorece su descomposición.

Conclusión

El cambio de materiales se hace necesario en ocasiones, pero elegir correctamente también lo es. Afortunadamente, cuando damos respuesta a por qué huele a quemado mi coche, resulta más fácil el proceso. ¿Quiere saber dónde encontrar cualquier componente para tu vehículo, incluidos discos de embrague y pastillas de freno? Aquí le damos solución porque disponemos de todo lo necesario para cambiar los componentes y ahorrar.

En Recambios Punto Red contamos con una amplia gama de opciones de primeras marcas, al mejor precio y con 2 años de garantía. Además, garantizamos la entrega en cualquier punto de la Península en un máximo de 48 horas. ¡Contáctenos para realizar su pedido o aclarar dudas!