Porque se debe cambiar el kit de distribución completo

Los coches pueden, como es lógico, sufrir muchos tipos de averías debido al desgaste, pero si hay una que es temible, es el kit de la distribución. Estamos hablando de la rotura de la correa de la distribución, avería muy cara y que puede aparecer por sorpresa. Por ello, será muy importante que prestemos atención a ciertos detalles para poder adelantarnos a esa rotura y cambiarla antes.

La correa de la distribución es la parte del motor que se encarga de la sincronización entre las diferentes partes. En concreto, coordina el movimiento del cigüeñal con el árbol de levas. Por ello, si surge la rotura, las consecuencias al motor pueden ser imprevisibles. Con suerte, dará lugar a pequeñas averías, pero también (y no es nada raro) podría dar lugar a la rotura por completo del motor. En consecuencia, los costes derivados de ello pueden ser enormes.

Cambia el kit de distribución en función de los kilómetros

Todos los fabricantes dan un intervalo de kilómetros para realizar este cambio del kit de distribución. Normalmente, esta información está en el manual del coche y suele ser entre los 65.000 y los 130.000 km. Lo normal es que el fabricante recomiende un kilometraje máximo, del cual bajo ningún concepto debemos salirnos.

El uso que se le da al vehículo puede hacer que sea necesario cambiarla antes de esas cifras en kilómetros. Así pues, esta cuestión deberemos tenerla muy en cuenta si normalmente circulamos por zonas urbanas. El principal motivo de ello, es que la correa está funcionando a pesar de que el coche no se desplace. Es decir, si estamos en un atasco o parados debido a semáforos, este mecanismo está activo.

Por ello, se establece que por norma general la durabilidad de la correa y, por lo tanto, el kit de distribución será un 30% menor. Lo que significa que los márgenes en kilómetros, si el fabricante habla de 100.000, en este caso pasará a ser de 80.000 km.

Atentos al cambio del kit de la distribución debido a la antigüedad y factores externos

Al igual que los fabricantes dan unos kilómetros máximos para cambiar, también recomiendan un plazo de tiempo máximo. Lo más normal es que, independientemente del uso, cada 5 años haya que cambiar la correa. Y si no es así, por lo menos una revisión en detalle por parte de un taller especializado.

La durabilidad de los materiales de esta parte del motor, está muy condicionada por elementos externos como el clima. Así pues, en lugares de grandes variaciones de temperatura entre las estaciones puede afectar. De igual manera, en zonas de alta concentración de polvo o humedad esto se vería perjudicado.

Cómo detectar posibles indicios para un cambio del kit de distribución

Aunque no seamos expertos mecánicos, podemos utilizar el sentido común y quizás con ello ver aspectos que nos indiquen que hay que llevar el coche al taller.:

Corre que se observa en mal estado

Si se aprecia presencia de grietas, dientes desgastados, cuarteamientos o gomas rígidas y secas, es sintomático. Esto se debe a un desgaste ya prolongado y será necesario cambiarlo de inmediato.

Correa con escasa tensión

La correa es una pieza del kit de distribución que está sujeta mediante un sistema de tensores. Así pues, si se advierte falta de tensión puede deberse a que estos estén dañados. Si es así, lo más normal es la aparición de ruidos al acelerar y dejar el coche en ralentí. En mecánica, aguzar el oído es muy importante, ya que si conocemos nuestro coche y de repente surgen ruidos, es señal de aviso.

Pérdidas en el líquido refrigerante de la bomba de agua

En este caso, al ser el líquido corrosivo podría dañar la correa de la distribución y desgastarla con más rapidez. Si esto ocurre, no hay más remedio que cambiar el kit completo de correa, tensores y bomba de agua.

Por lo tanto, insistimos en lo vital que resulta tener en cuenta los plazos de kilómetros y tiempo del coche para la sustitución de estas piezas. Cambiar el kit de distribución no es barato, pero no tiene nada que ver con lo que supone una avería del motor si no se hace convenientemente. Depende de lo que ocasione, podríamos ir de los 1000 a los 6000 € de gasto y todo por no ser precavidos.

Si ves que tu coche necesita alguna pieza, en RECAMBIOS PUNTO RED te ofrecemos la mejor garantía de calidad. Disponemos de gran experiencia y contamos con un catálogo enorme con todo lo necesario para el motor de tu vehículo. Además, ofrecemos un trato personalizado para que adquieras esas piezas sin posibilidad de errores, nosotros te ayudamos.